Cabrito

El cabrito y el cordero, son dos carnes muy parecidas pero con sus diferencias. Mientras que la del cabrito es menos grasa, con un color oscuro y con un sabor más intenso, la del cordero es menos grasa y con un sabor menos pronunciado. Las dos son las carnes más típicas y consumidas de la Navidad.

La carne de cabrito, es una carne rica en hierro de buena absorción. Cabe resaltar su elevada concentración zinc y en vitamina B1 o tiamina.

A pesar de ser una carne con cierta cantidad de grasa, comerla esporádicamente no presenta ningún inconveniente para la salud.