Cerdo Blanco

Inicio/Carnicería/Cerdo Blanco

La carne de cerdo blanco es rosada, tierna, y de fibra fina.
 
Su calidad depende mucho de las condiciones donde se crían y su alimentación, aunque existe un factor que es también determinante, como es el estrés que tiene el animal en el transporte y su sacrificio.

La carne de cerdo blanco no requiere un reposo para que esté tierna y suave, ya que sus fibras son más finas que la que disponen otras carnes, y con tan sólo 48 horas de maduración alcanza su grado óptimo de comercialización.

Su calidad dependerá de las diferentes partes del animal y variará según la edad, la raza, el sexo y condiciones donde se ha criado.

La parte trasera es de primera categoría y es la que menos grasa dispone. Las delanteras son de segunda y tercera, siendo su cocción más prolongada para alcanzar más terneza.